domingo, 28 de marzo de 2010

a girar


Ha llegado la primavera, los días más largos, más sol, calorcito...tremendamente agradable. Hoy he salido a celebrarlo, no me ha importado que como buen domingo soleado la gente me observara, algo extrañada, he seguido concentrada, yo a lo mío. He recordado otro de mis juegos favoritos de niña, girar, girar y girar hasta caer al suelo. Me parecía divertido, mareaba, hacía que perdiera la vertical, la orientación y eso me encantaba. Una vez en el suelo me daba la risa y no podía parar, era una sensación bastante fuerte, seguro que a los que se marean no les divertiría mucho, pero a mi de pequeña me gustaba muchísimo y ahora también. Siempre con los brazos abiertos y los ojos también, hay que sentir la velocidad...me recuerda un poco a los "sama sufíes", para ellos es una meditación, no un juego, una forma de conectar con los dioses, no como para mi...una forma de caer al suelo y reír un montón. Hoy en mi recreación de la infancia, he tenido un momento de conexión con mi lazo rojo, eros, ágape y filia, todos juntos, en esta danza he mandado uno de sus extremos al otro lado del atlántico, donde está conectado. Lo he pasado bien.

4 comentarios:

Luis dijo...

un tornado de hermosura

tina dijo...

Luis:

justo eso, transformarse en un tornado...y gracias por ver hermosura!

beso primaveral

Anónimo dijo...

gira... gira... hay un lindo tango tambien con esa frase... se mareó mucho? un besito de esos que hacen ruido muakk (p.n.c.h.u.)

tina dijo...

Ponchuuu:
YIra yira aunque te lleve la vida, precioso!. Me mareé un poquito, pero me gusta la sensación!

besazo ruidoso muuuakkk